Inicio
 
Información
 
Opinión
 
Reacción
 
Buscar
 
 
Búsqueda personalizada



 
Sobre el derecho animal Sobre animales Sobre bioindustria Mascotas  
 

 

English-Nederlands-Español

Cómo influenciar una actitud indiferente

Indiferencia es la otra cara de la tolerancia. Tolerancia a su vez es la hermana pequeña de libertad. Cuando indiferencia es combinada con avaricia puede tener desagradables consecuencias como: la industria ganadera intensiva.

Afortunadamente, esta ansiedad de dinero puede restringirse haciendo que el comportamiento indeseable deje de ser financialmente atractivo. Eso puede ocurrir cuando no se paguen los subsidios ( a nivel nacional y europeo) y empezando a operar de acuerdo con el principio de que: el que poluciona paga.

  ¿Cómo puede ser que el 76% de la gente esté en contra de las granjas de gallinas en batería y al mismo tiempo, solo unos pocos compren huevos ecológicos?
En términos científicos: ¿de dónde sale la disparidad entre actitud y comportamiento?
Los psicólogos Fishbein y Ajzen consideran que el motivo más poderoso para el comportamiento consumista es: un equilibrio racional de los pros y contras. Se dan cuenta de que hay también otros factores en juego, pero consideran la elección como cosa central. Lo que ocurre es que lo que es racional para unos es irracional para otros. Las consideraciones más relevantes son: precio, disponibilidad de alternativas, efectos en la salud, gusto, y conocimientos necesarios para ofrecer alternativas.
     
Comportamiento

Cuando uno quiere realmente cambiar el resultado de un comportamiento ilógico pero habitual, otros factores como auto responsabilidad deberían tomarse en cuenta, especialmente cuando un número de consecuencias negativas del actual comportamiento son indirectas. Deberíamos empezar a preguntarnos a nosotros mismos si no somos nosotros mismos como consumidores, responsables directos del bienestar de las gallinas, (por ejemplo) en vez de cargar la responsabilidad total en el gobierno ó en el criador.

  Adicción

La vida ajetreada de hoy no incita a una seria consideración de los pros y los contras de nuestros patrones de alimentación; la gente simplemente no toma tiempo en considerarlos. Las personas reconocen las desventajas pero no hacen nada con ese conocimiento. Los valores neutrales cambian al lado opuesto ó se disparan. La competencia se considera una virtud; la moderación, una privación. Si uno no se empuja a sí mismo, y a otros, más allá del limite, se le considera un perdedor. Un comportamiento altruista es sospechoso. Se ejerce una gran presión por parte de la sociedad al propio triunfo.
La indiferencia del consumidor de productos provenientes de la industria intensiva se puede comparar a la indiferencia del vendedor de drogas con respecto a sus víctimas. La adicción es una falta de libertad que puede poner en peligro la libertad de otros.

     
¿Que es lo que no hará que la gente cambie su comportamiento?

Pensar en cambiar el comportamiento de uno mismo es darse cuenta de que algo no está bien con nuestra forma de actuar con respecto a los animales, esto tiene que ver con el conocimiento de los abusos cometidos con estos seres vivos, junto con una buena noción de principios éticos. Cuando la ética no está basada en compasión, la acción por si sola no lleva a nada.

 

 

Otro factor influyente – según Fishbein y Ajzen- es la presión social ejercida por los’ importantes’; en este caso nos referimos a la industria de cría intensiva, esta presión puede venir del gobierno, grupos de presión, consumidores y miembros de la familia. Cuanto más valor se añada a su opinión, mayor es su influencia. La presión social también viene dictada por educación, prensa, anuncios y figuras modelos.

     
También ejerce su influencia, los recuerdos románticos de cuando algunos eran niños jugando en una granja animal, ó el estatuas social que supone la imagen de los activistas ó «hippies»: con sandalias abiertas y calcetines de lana proclamando una vida alternativa. En la realidad, llevar una vida alternativa en la que uno muestra consideración a los animales de granja es muy difícil de mostrar. Algo que puede ayudar un poco es saber preparar comidas sin carne para invitados. Pero lo que sin duda no nos ayudará a ganar popularidad es ser critico en cuanto a las costumbres de otros.   Otro factor es la estimación de efectividad del comportamiento alternativo al que solemos quitar importancia con decir: ‘es mi gota de agua solo una gota en el océano’. Un ejemplo de ésto es por ejemplo la pregunta que se hacen algunos de si ¿es realmente una gallina libre (biológica) más feliz que la que está en la jaula?’

Uno debería también tener la posibilidad de escoger alternativas. Por su ausencia , no habrá posibilidad de cambiar el comportamiento basandose en el principio de : ‘ primero la comida y luego la moral’.

     

El hombre actual que no se dá cuenta de su falta de libertad ni de la de los animales, es adicto a la carne cómo producto de lujo, trabaja duro, no tiene tiempo para alternativas, quiere comer rápido y barato aún con riesgos a su salud.
La ganadería intensiva tiene demasiado margen en esta sociedad, porque el consumidor falla a la hora de examinar su integridad y a la hora de fijar limitaciones.

La cría intensiva es una manera barata y rápida de trabajo, económica y moralmente. No hay espacio alguno para consideraciones individuales. Cómo añadidura, los factores de macro nivel que impiden la mejora de vida para los animales.

     
     
Marc Bekoff reminds us, through recounting his own experiences and those of others, that animals--their intelligence and their emotions--should be considered, not by human standards, but by their own. His books on related topics can be found
at Amazon UK:   or at Amazon USA:
Search:
Keywords:
 
Search:
Keywords:
autor Bert Stoop