Inicio
 
Información
 
Opinión
 
Reacción
 
Buscar
 
 
Búsqueda personalizada



 
Sobre el derecho animal Sobre animales Sobre bioindustria Mascotas  
 

 

Español-English-Nederlands

Necesidades e intereses de personas y animales

Las leyes creadas por las personas están basadas en la defensa de sus intereses. Para los animales se han creado la Ley de Salud y Bienestar par los Animales, la Ley sobre la experimentación sobre los animales y la ley de la Flora y fauna. Sin embargo, los animales no pueden defender sus propios intereses, y para las personas resulta muy difícil formular cuáles son los intereses de éstos. En el caso de las personas, hablamos sobre todo la libertad y del dinero. Evidentemente, en el caso de los animales no se trata del dinero, pero aunque parezca mentira, la mayoría de las veces tampoco se trata de la libertad. Cuanto menos, tenemos que constatar que las personas hacen poco por la libertad de los animales. Sí que hay personas que intentan evitar el sufrimiento reconocible de los animales. Pero esto no resulta concluyente al hablar de un tratamiento justo.
Para los animales de cría en granja, se han formulado cinco derechos. Éstos cubren la mayoría de las necesidades de los animales, incluido el derecho de poder comportarse de manera natural. Y es aquí sobre todo donde las personas ponen más oposición.
Las necesidades de alojamiento, comida y bebida, así como la prevención de enfermedades en los animales, están bien cubiertas en la mayoría de los casos. Si alguien no las cumple, la gente expresa su indignación, y la Protectora de Animales podrá tomar medidas en caso de que fuera necesario. Pero el derecho a vivir en circunstancias que les permitan comportarse de manera natural, en muchos casos no existe, a pesar de que ser considerado un derecho fundamental.
Quizá esto es algo que las personas no son capaces de ver. Sabemos que para conservar nuestra libertad, a menudo tenemos que tomar decisiones. Por otra parte, algunas necesidades básicas como la comida y la bebida tienen una prioridad tan alta, que  nos hacen olvidar el resto. Pero la mayoría de las veces estas necesidades están bien cubiertas. Incluso a nivel mundial,  el problema es casi siempre el exceso de alimentos, antes que la carencia de los mismos.
Para personas y animales es fundamental tener suficiente comida, seguridad, tranquilidad y tiempo libre. Al llegar a la edad adulta, las personas quieren tener una familia, sin embargo la mayoría de los animales de producción no llegan a este punto: son sacrificados cuando han crecido o ya no pueden dar más leche, han cumplido su objetivo (final). Matar animales no es agradable para nadie, pero resulta lógico en un sistema económico de producción dirigido al consumo de carne.
Como la mayoría de los animales mueren muy jóvenes, y la protección de los animales de producción trata de evitar el sufrimiento visible, muchas personas no son consciente del sufrimiento invisible que soportan los animales. Para las personas es difícil imaginar que la imposibilidad de comportarse de manera natural sea un motivo de sufrimiento para los animales Al mismo tiempo, a las personas se nos enseña desde pequeños a llevar una vida en la que nuestros estados naturales quedan en un segundo plano.  Podemos vivir con ello, porque poseemos cierta influencia sobre nuestro medio.
     
Hemos privado a los animales de producción y a muchos animales de compañía de esta influencia, porque les hemos arrancado de su hábitat natural y mantenido como esclavos. Los espacios naturales se hacen cada vez más pequeños, y el espacio vital se ha vuelto a veces tan reducido, que hoy animales como los orangutanes o los osos polares están más seguros en un zoo que en su propio hábitat natural. Además, la mayoría de las personas que consumen carne piensan que "tienen una vida más segura que en la naturaleza ¿no?"
La Tierra se ha vuelto gradualmente tan pequeña, que empieza a aparecer un resquicio de verdad en la inversión de causas y efectos. Sin embargo, lo que estamos haciendo es poner patas arriba la justicia en el mundo.
En la lucha por conseguir la mayor libertad posible, hemos arruinado la calidad de vida de otros. Cuando conseguimos una mayor libertad de la manera adecuada, estamos dando una libertad mayor a los otros implicados en esta historia.
Si realmente queremos hacer algo por los intereses de los animales, debemos respetar el derecho de los animales de satisfacer sus necesidades naturales.
     
Éste es el espacio en el se considera que un cerdo biológico en Holanda puede satisfacer sus necesidades naturales: un corral con suelo de cemento.
     

Éste es el espacio en el que los criadores de cerdos biológicos de Dinamarca dejan pastar a sus cerdos.

     
Traducción: del Saz Taaldiensten
autor Bert Stoop