Inicio
 
Información
 
Opinión
 
Reacción
 
Buscar
 
 
Búsqueda personalizada

 

 
Entrevista
(evaluación)
Encuestas Pasión Barbacoa sin carne  
 

 


Español-English-Nederlands-Français

Juana de Arco

Recientemente el símbolo francés de la batalla por la libertad, Juana de Arco (Santa Juana o mejor dicho Jeanne d'Arc), fue el centro de atención para un público más masivo con la exhibición mundial de la histórica película del mismo nombre; el papel de Juana era interpretado por la carismática actriz Leelee Sobieski. Sin embargo, esta película no aclara de manera inmediata la gran diferencia entre esta santa y el modelo ya establecido. Juana de Arco era una pobre mujer joven del siglo xv quien usaba armas por iniciativa propia (aunque realmente no estuviera preparada para usarlas), dentro del contexto de una liberación nacional y no de una cruzada contra los Musulmanes. No es que los santos no hicieron su trabajo en las guerras entre reinos cristianos; con respecto a eso, sólo debemos recordar a San Jorge o San Patricio; pero en estos casos nunca se trató de santos que estaban vivos y físicamente presentes durante las batallas. Tampoco se trató de una excéntrica y precoz adolescente quien fue responsable de llevar a capitanes y soldados a una amarga batalla. Quizás se trataba sobre la observación de regulaciones morales cristianas.
La imagen de mujeres soldados relacionadas con batallas nos es familiar desde otro punto de vista. Por ejemplo, los antiguos griegos y romanos tenían una diosa de la guerra: Atenea o Minerva. Incluso en el Torah existen mujeres militantes; entre ellas Judith.
     
De cualquier manera, Juana de Arco era anormal en su época, y finalmente lo tuvo que pagar caro. Definitivamente Juana de Arco interpretó las voces que la incitaron a pelear por Francia como un ente celestial (que venía del arcángel Miguel, Santa Catalina y Santa Margarita). Sin embargo, sus oponentes la consideraron diabólica. Su respuesta frente a estas inspiraciones probó inmediatamente que ella era una herética y por lo tanto terminó siendo quemada de manera humillante a la edad de 19 años.
Las mujeres que están preparadas -como si necesitasen estarlo- para involucrarse con la violencia con el propósito de defender un ideal, aún son fuente de gran admiración; esto quedó demostrado con el éxito de la película " La Joven de Cabello Rojo" (en inglés, "The Girl with the Red Hair"), la que trataba sobre una luchadora llamada Hannie Schaft quien peleaba en la resistencia holandesa.
Es como si, incluso ahora, la combinación de ideales altruistas de justicia y humanidad con violencia fuese sorprendente, especialmente para las mujeres. Esto probablemente se deba a que, después de todo, las mujeres son asociadas fácilmente con la maternidad y la preocupación, valores que parecen ser diametralmente opuestos a la guerra y la lucha.
Sin embargo, a través de la historia, muchas veces las mujeres han sido la cara visible en protestas contra guerras en las cuales sus hijos, esposos y hermanos han fallecido. Es más, en la cultura occidental siempre ha existido un lugar para mujeres militantes, incluso en el sentido físico. Pienso que ellas son íconos de una rebelión en contra de tan injustas situaciones, a tal extremo que incluso las criaturas más amables, dulces y maternales resistirán físicamente. En Holanda hemos tenido a alguien que puede ser considerado como una Juana de Arco de la protección de los animales. Esta persona se llamaba Henny, líder principal del Frente de Liberación Animal (en inglés, Animal Liberation Front o ALF). Ella era una militante bastante activa y no tenía ningún problema en destruir la propiedad privada de otras personas por el bien de animales individuales. Nos reunimos en un par de ocasiones, y aunque yo pensaba que era bastante inaccesible, también me di cuenta de que el simbólico poder que emanaba de ella era impresionante. Incluso sin armas, las mujeres pueden ser militantes bastante activas cuando se trata de los derechos de los animales. Un ejemplo de este tipo de militante es Jane Goodall, la gran experta en Chimpancés.
En un contexto más amplio, todas las personas que defienden de manera enfática lo que siempre se consideró como los valores femeninos de preocupación, amor y compasión, están relacionadas en algún sentido con Juana de Arco. De este modo, y completamente a parte de la pregunta sobre qué se trataban realmente los ideales de la histórica Juana de Arco, ella puede ser un modelo de beligerancia que es inspirada por valores de respeto y compasión por todos los animales, incluyendo a los humanos.
     

Es obvio que nuestros oponentes ya no nos amarrarán, literalmente, a un pedazo de madera, pero ellos siguen tratando de prohibir nuestra inspiración como si fuese algo peligroso. Después de todo, las personas que lucran por medio del uso de animales se sienten expuestas por los abogados de los derechos de los animales. Tienen miedo de que su imagen se vea perjudicada por la cobertura que sus actos tienen en los medios de comunicación. Es por eso que ellos están tratando de describirnos como misántropos y mencionan consecuencias económicas importantes e indeseables, supuestos cambios nocivos en las costumbres alimenticias producto del término de la explotación de animales.
Juana de Arco es una mártir y fue canonizada, en parte, debido a eso. Sus más cercanos parientes fueron criados para servir a la aristocracia. Y está claro que su inspiración jugó un papel importante en la liberación de Francia. Los no creyentes probablemente considerarán esto como una nula compensación por la terrible tortura que experimentó y por su prematura muerte a los 19 años de edad. Tus limites personales probablemente determinarán las consideraciones que harás con respecto a esto. La ya mencionada Henny experimentó- hasta cierto punto- similares humillaciones tal como lo hizo Juana de Arco, pero Henny continuó peleando por años dentro dl Frente de Liberación Animal (para ver un ejemplo de quien siguió el camino legal: Mies van Oosten in memoriam).
Dentro de la filosofía moral, este tipo de auto-sacrificio es considerado comúnmente como una forma de "hacer el bien" que va mucho más allá del "no hacer el mal". "No hacer el mal" es un principio por el cual todos nos deberíamos regir en nuestras vidas, sin embargo el "hacer el bien" activamente es una asunto de elección personal que tu no deberías encontrar obvio, ciertamente no a este nivel. Es por eso que la Iglesia Católica canoniza tales figuras, y, además de eso, nos referimos a ellos como "héroes". Juana de Arco puede jugar el papel de símbolo abstracto en una lucha por la compasión y por la liberación de los oprimidos. Pero en un sentido más concreto, ella no es apropiada como ejemplo para cada uno de nosotros. Aun así, ella puede inspirarnos, como prueba de que existen personas que piensan que un ideal es tan importante que se está dispuesto a morir por ello. ¡Parece que existe algo muy valuable en estos ideales, que generalmente se rechazan por ser divinos!

Contribución hecha por Titus Rivas.

De vuelta al proyecto pasión.